A Veces…, Patricia Gómez S.

A veces,

El tiempo corre tan de prisa que tapa mis ojos torpes, agarra con sus dedos los aromas que me gustan, como el de la tierra húmeda, el café fresco y el de esas noches obscuras con estrellas refulgentes.

Y  resurjo

y muero,

una y otra vez. Todo eso…,

en un aletargado silencio.

(Un silencio tan profundo como el destello de la muerte)

 

***

A veces,

Mi cuerpo es sorprendente.

La sangre estalla cuál volcán de mi vientre y fluye la vida y me torno fértil, emancipada y violenta, arremeto en el día y el día en mí.

Mis caderas son comarcas de lobos que se escapan de la jauría asfáltica en busca de apareo, y mis ojos, ellos siguen insondables y vastos, inmensos tanto como mi alma.

Nadie los toca

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s